Hotel rural Biniarroca -Adults Only -

Elementos modernos combinan de forma armoniosa con tradición y cocina de autor reconocida internacionalmente

Reservar hotel

Biniarroca es conocido por ser el hotel rural en Menorca con mayor encanto. El hotel abrió sus puertas en el año 1998 a las afueras de Sant Lluís, después de tres años de intenso trabajo de rehabilitación de una casa de campo tradicional menorquina, conocida como “lloc”. Desde entonces, el diseño de sus interiores y jardines lo han convertido en el refugio ideal para desconectar del estrés del día a día. Sin duda, la mejor opción para regalarse una estancia de tranquilidad en pleno campo menorquín.

El hotel rural Biniarroca es la opción perfecta para quienes busquen relajarse en un ambiente romántico y sosegado. Aquí se unen en un equilibrio perfecto la belleza de lo rústico con la comodidad de lo moderno. Un entorno magnífico en el que disfrutar de un capricho. Ya sea una sofisticada cena en nuestro restaurante gastronómico o una opción más desenfadada al mediodía. Elige dar un paseo por los bonitos jardines inspirados en la Riviera italiana, tomar un baño en una de nuestras piscinas, de una clásica belleza, o recibir un tratamiento relajante a manos de nuestra masajista residente.

En Biniarroca encontrarás siempre un servicio excelente y unas instalaciones diseñadas para el disfrute de todos aquellos que nos visitan. Confía en nosotros para pasar algunos de los días más felices del año.

El hotel rural Biniarroca es un remanso de tranquilidad en plena naturaleza y es justo resaltar la belleza de sus jardines. Un paseo por estos espacios lleva a los visitantes a disfrutar de diversa flora y fauna, siempre rodeados de elementos característicos de la Isla y una decoración basada en rosas, tamarindos y frondosos árboles decorativos y frutales. Los caminos están delimitados con paret seca, la tradicional pared menorquina levantada sin usar ningún tipo de mortero siguiendo métodos ancestrales; y marcados con marés, la piedra calcárea propia de estos terrenos mediterráneos y base de la arquitectura rural de Menorca.

Las piscinas, de reflejos turquesa y estilo clásico, son el espacio ideal para relajarse. En la mayor de ella, con capacidad para 30 personas, se puede encontrar un bardonde servimos almuerzos para nuestros clientes o una copa relajante en cualquier momento del día. A media tarde, se puede disfrutar de uno de nuestros bizcochos caseros con ginebra Xoriguer y bayas de enebro, con calabacín y jengibre, de chocolate… Y al atardecer, se convierte en el lugar idóneo para degustar un cóctel a la luz de las velas. La piscina pequeña, en los jardines, ofrece privacidad y exclusividad para aquellos huéspedes que deseen regalarse el más absoluto silencio y una preciosa calma rodeada de frondosa vegetación

 

 

 

 

 

 

 

 

T

 

 

 

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información